wikipediaillustrated

tutoriales

¿Qué son las creencias autolimitantes? Además, cómo superarlos

1648847739 ¿Que son las creencias autolimitantes Ademas como superarlos

«Soy demasiado viejo.»

«No tengo suficiente experiencia».

«Probablemente alguien más ya haya hecho esto».

creencias auto limitantescreencias auto limitantes
Las creencias autolimitantes pueden impedirle alcanzar sus metas en los negocios o en la vida. (Fuente de la imagen: Envato Elements)

Estos son solo algunos ejemplos de creencias autolimitantes que pueden impedirle alcanzar sus metas en los negocios o en la vida. Hay muchas más creencias limitantes por ahí, y probablemente tengas algunas de ellas, todos las tenemos.

Así que sigue leyendo para saber más sobre qué son las creencias autolimitantes y para ver algunos ejemplos de creencias autolimitantes. Y, lo que es más importante, pasaremos por el proceso de identificar y superar sus propias creencias limitantes.

Este podría ser un ejercicio muy poderoso para ti. Si has estado intentando y fallando en alcanzar ciertas metas que son importantes para ti, bien podría deberse a creencias autolimitantes. Y, lo que es peor, es posible que ni siquiera sea consciente de que tiene estas creencias, y mucho menos sepa cómo superarlas.

Entonces, si está listo para dar un gran paso adelante para lograr lo que es importante para usted, comencemos por ver qué son las creencias limitantes.

1. ¿Qué son las creencias autolimitantes?

En pocas palabras, las creencias autolimitantes son suposiciones o percepciones que tienes sobre ti mismo y sobre la forma en que funciona el mundo. Estas suposiciones son «autolimitantes» porque de alguna manera te impiden lograr lo que eres capaz de hacer.

Esa es una descripción general rápida, pero analicemos el término un poco más al examinar cada uno de sus componentes, comenzando con qué son las creencias y cómo se forman.

Cómo se forman tus creencias

Desde una edad muy temprana en la infancia, comenzamos a formar creencias sobre el mundo y nuestro lugar en él. Nuestros cerebros son muy buenos para detectar patrones y hacer asociaciones, por lo que procesamos constantemente el flujo de información sobre el mundo que nos rodea y lo usamos para formar creencias. Generalmente, el propósito de la formación de creencias es ayudarnos a comprender el mundo y mantenernos a salvo.

En la primera infancia, estas creencias generalmente se basan en nuestras propias experiencias y son moldeadas por nuestros padres u otras figuras dominantes en nuestras vidas. Si golpeo a alguien, me castigan, así que golpear a la gente debe ser malo. Si yo digo «por favor» y «gracias”, me recompensan. Así que ser cortés debe ser bueno.

A medida que envejecemos, comenzamos a formar creencias más complejas y podemos recurrir a una gama mucho más amplia de fuentes, como libros, películas, anuncios de televisión, el comportamiento de nuestros compañeros, etc.

Sin embargo, las creencias centrales que formamos cuando éramos niños pequeños pueden ser muy poderosas, e incluso cuando encontramos nueva información o explicaciones, a menudo nos aferramos a nuestras viejas creencias.

Por ejemplo, un niño con padres trabajadores que a menudo están ausentes puede formar la creencia: “No soy lo suficientemente bueno para que ellos quieran estar conmigo.” Más tarde, puede llegar a comprender que sus padres trabajan duro por muchas razones, incluido su amor por él y el deseo de mantenerlo, pero esa creencia temprana puede estar tan profundamente arraigada que continúa aferrándose a ella.

Parte de la razón de esto es que no nos gusta estar equivocados. Una vez que hemos formado una creencia, tendemos a buscar más evidencia para apoyar esa creencia y descartar la evidencia contradictoria. Esto nos brinda una base estable para comprender un mundo que de otro modo sería muy confuso, pero también significa que puede ser difícil deshacerse de las creencias, incluso cuando nos están frenando.

Por qué algunas creencias se vuelven autolimitantes

Entonces, como acabamos de descubrir, la formación de creencias comienza temprano en la vida, y una vez que se forman las creencias, son bastante resistentes al cambio.

Eso debería explicar en gran medida por qué muchas de nuestras creencias son limitantes. Los patrones que observamos cuando éramos niños y que nos ayudaron a navegar en el jardín de infantes o en el patio de la escuela pueden no servirnos en el mundo de los adultos.

Si creciste en un entorno abusivo o negligente, debe quedar bastante claro que tendrás muchas creencias tóxicas sobre ti mismo. Pero incluso si creciste en un hogar amoroso, puedes terminar con creencias limitantes. Los padres que lo apoyan y saltan para defenderlo de todos los enemigos del patio de recreo pueden dejarlo con la creencia de que no es capaz de resolver sus propios problemas. Los elogios excesivos pueden conducir a la creencia de que los elogios no son dignos de confianza.

Las creencias no son hechos. Pueden o no ser ciertas o útiles, pero aun así dictan la forma en que nos comportamos en la vida. Si creemos que no somos lo suficientemente buenos, no nos postularemos para un ascenso, y ver a alguien ascender antes que nosotros reforzará esa misma creencia. Entonces, creencias como esa son autolimitantes: limitan nuestros horizontes y nos impiden hacer las cosas que queremos hacer.

2. Ejemplos de creencias limitantes en los negocios

OK, suficiente sobre la infancia. Ahora que tenemos una idea de dónde provienen las creencias y cómo algunas de ellas pueden ser limitantes, avancemos rápidamente al mundo de los adultos y veamos el impacto real de las creencias autolimitantes cuando se trata de lograr sus metas, particularmente en los negocios.

Las creencias llevan a la acción o, en algunos casos, a la falta de acción. Vimos un ejemplo de eso al final de la última sección, con la promoción perdida. Veamos algunos ejemplos más de creencias autolimitantes que podrían estar impidiéndole alcanzar el éxito empresarial.

“No tengo suficiente experiencia/calificaciones”

Esta es una creencia limitante muy común. A menudo creemos que necesitamos un currículum tan largo como guerra y paz antes de que podamos pensar en avanzar en nuestras carreras.

Hay situaciones particulares en las que esto es un problema real; por ejemplo, no se puede ser médico sin un título en medicina. Pero también hay muchas situaciones en las que es una creencia limitante basada más en la falta de confianza o sentimientos de insuficiencia que en la realidad empresarial.

Todos empezamos sin experiencia. Entonces, si no puede conseguir el trabajo de sus sueños, consiga un trabajo que lo acerque más a él. Si necesita calificaciones, trate de encontrar una manera de obtenerlas.

En el espíritu empresarial, la falta de experiencia rara vez es un problema, excepto en la mente. Para tomar un ejemplo simple, Mark Zuckerberg no tenía experiencia en la gestión de redes sociales, o, de hecho, en la gestión de nada antes de fundar Facebook. Mire a muchos empresarios exitosos y encontrará personas cuyas únicas calificaciones reales eran la confianza y la determinación.

“Alguien más probablemente pueda hacer esto mejor que yo”

¿Alguna vez ha tenido una idea de negocio, solo para renunciar a ella porque pensó que alguien más probablemente ya la había hecho, o podría hacerlo mejor?

Esta es otra creencia limitante. Claro, siempre habrá competencia y algunos de sus competidores tendrán más recursos o harán ciertas cosas mejor que usted. Pero aún puede encontrar su propia ventaja competitiva. Consulte estos tutoriales para obtener ayuda sobre cómo comenzar:

«Soy demasiado viejo (o demasiado joven)»

Sí, este puede ir en cualquier dirección, lo cual es un indicio de que probablemente no sea cierto. Algunos de nosotros creemos que somos demasiado mayores para iniciar un negocio o perseguir cualquier objetivo que tengamos en mente, mientras que otros creen que somos demasiado jóvenes.

La realidad, por supuesto, es que la edad no es una barrera excepto en la mente. Echa un vistazo a estos ejemplos de niños empresarios y «seniorpreneurs» para ver algunas pruebas de ello.

“No tengo el dinero”

La falta de capital es, por supuesto, una barrera real en el mundo de los negocios. Pero a menudo hay formas de poner en marcha un negocio sin mucho dinero o de recaudar fondos: consulte nuestra guía de aprendizaje sobre cómo financiar un negocio o este tutorial sobre cómo iniciar un negocio con poco o nada de dinero:

  • 1648847739 147 ¿Que son las creencias autolimitantes Ademas como superarlos1648847739 147 ¿Que son las creencias autolimitantes Ademas como superarlos1648847739 116 ¿Que son las creencias autolimitantes Ademas como superarlos

    Pequeños negocios

    Cómo iniciar un negocio con poco o nada de dinero

    marc schenker

«No tengo tiempo»

Al igual que la falta de dinero, la falta de tiempo puede ser un problema real, pero también se puede superar. Si lo está usando como una excusa para la inacción en su idea de negocio, podría ser porque es una creencia limitante para usted.

¿No me crees? Consulte estos excelentes tutoriales de nuestra guía para iniciar un negocio secundario:

“No tengo la motivación”

Los empresarios y otras personas exitosas a veces parecen una especie diferente, ¿no es así? Parecen tener mucha más energía y motivación.

La realidad, sin embargo, es que son personas como tú, y la mayoría de las veces han tenido problemas para motivarse a sí mismos para continuar. Pero no han asumido esa falta de motivación como una característica permanente y definitoria de sus vidas. Aquí hay algunos tutoriales para ayudarlo a salir de la trampa de la falta de motivación:

Y muchos más

Estos son solo algunos ejemplos de creencias limitantes en los negocios. Hay muchos más, como la creencia de que no debes hacer algo a menos que puedas hacerlo perfectamente, la creencia de que tus fracasos te definen y muchos más. Estoy seguro de que usted puede pensar en algunos en este momento. En la siguiente sección, veremos cómo identificar sus propias creencias limitantes.

3. Cómo identificar tus creencias limitantes

La mayoría de las creencias limitantes son subconscientes, por lo que puede llevar algo de trabajo descubrirlas. Aquí hay algunas estrategias que puede usar para descubrir sus propias creencias autolimitantes.

Análisis sin culpa

Muchos de nosotros establecemos metas o resoluciones, a menudo alrededor de Año Nuevo, y muchos de nosotros nos quedamos cortos, a menudo alrededor de febrero. Luego nos castigamos por nuestra falta de fuerza de voluntad y comenzamos el ciclo nuevamente el próximo año.

Si eso suena como su experiencia, bien podría ser que las creencias limitantes le hayan impedido alcanzar sus metas. Así que deja la culpa a un lado por ahora y trata de analizar qué salió mal.

Aquí hay algunas preguntas que puedes hacerte:

  • ¿Tus objetivos eran realistas?
  • Si es así, ¿por qué no los conociste? ¿Se debió a factores externos, a su propio comportamiento o a una combinación?
  • Centrándose en su propio comportamiento, ¿qué podría haber hecho diferente?
  • ¿Por qué no lo hiciste en su momento? ¿Qué resultados le preocupaban o temía más?
  • ¿Qué patrones puedes observar? A veces, cuando te has sentido bloqueado o estancado, ¿qué es lo que te impide actuar? ¿Qué historias te cuentas a ti mismo?

Continúe haciendo preguntas como esta, tratando de descubrir las causas más profundas de su comportamiento pasado. También puedes usar preguntas similares si estás luchando en este momento con un proyecto o una meta que te intimida.

Tome notas, sin juzgar ni culpar, como si estuviera analizando la situación desde el exterior. Esta es una misión de investigación, y nada más.

Prueba también algo de escritura libre—“No puedo hacer X porque….” (donde X es un objetivo importante para ti). Escribe todas las razones que te vengan a la mente, lo más rápido que puedas, sin juzgar cuán válidas son. Algunas de ellas probablemente suenen ridículas o locas, pero algunas (quizás incluso las locas) señalarán creencias limitantes.

Viaje en el tiempo

Como descubrimos en la primera sección, muchas de nuestras creencias autolimitantes se forman temprano en la vida, por lo que el siguiente paso es volver atrás y tomar notas sobre sus primeras experiencias y la formación de creencias.

Al principio, simplemente describa su educación:

  • ¿Cómo eran tus padres o tutores?
  • ¿Cuáles eran sus valores?
  • ¿Qué te enseñaron sobre el mundo?
  • ¿Qué aprendiste de ellos sobre cosas como tomar riesgos versus estar seguro, qué es posible en la vida y qué no, de lo que eres capaz y de lo que no eres?
  • ¿Qué pasa con su entorno más amplio, como la escuela, la familia extensa, la comunidad local y/o las instituciones religiosas? ¿Qué te enseñaron sobre ti?
  • ¿Qué aprendiste sobre tu identidad (nacionalidad, género, etnia, estatus económico, apariencia física, etc.) y…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.