wikipediaillustrated

marketing

7 hábitos de las personas altamente efectivas [Summary & Takeaways]

habits of highly effective people summary 1.jpgkeepProtocol

Todos queremos tener éxito. Y un camino hacia el éxito es identificar los hábitos que pueden ayudarnos en nuestro camino.

Recomiendo comenzar ese camino leyendo el libro más vendido de Stephen Covey, Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas. ¿No tienes tiempo para leer las 432 páginas?

Lo entiendo, la mayoría de nosotros no. Es por eso que resumimos todo el libro para usted a continuación.

¿Qué hábitos tienen las personas altamente efectivas?

El libro comienza con una explicación de cuántas personas que han logrado un alto grado de éxito exterior todavía se encuentran luchando con una necesidad interna de desarrollar efectividad personal y relaciones sanas con otras personas.

Covey cree que la forma en que vemos el mundo se basa completamente en nuestras propias percepciones. Para cambiar una situación dada, debemos cambiarnos a nosotros mismos, y para cambiarnos a nosotros mismos, debemos ser capaces de cambiar nuestras percepciones.

Al estudiar más de 200 años de literatura sobre el concepto de «éxito», Covey identificó un cambio muy importante en la forma en que los humanos han definido el éxito a lo largo del tiempo.

En épocas anteriores, la base del éxito descansaba sobre la ética del carácter (cosas como la integridad, la humildad, la fidelidad, la templanza, el valor, la justicia, la paciencia, la laboriosidad, la sencillez, la modestia y la regla de oro). Pero a partir de la década de 1920, la forma en que la gente veía el éxito cambió a lo que Covey llama «ética de la personalidad» (donde el éxito es una función de la personalidad, la imagen pública, las actitudes y los comportamientos).

carácter-ética-vs-personalidad-ética-definición-hábitos-gente-efectiva-compañero-contenido.png

En estos días, la gente busca soluciones rápidas. Ven a una persona, equipo u organización exitosa y preguntan: «¿Cómo lo haces? ¡Enséñame tus técnicas!» Pero estos «atajos» que buscamos, con la esperanza de ahorrar tiempo y esfuerzo y aun así lograr el resultado deseado, son simplemente curitas que producirán soluciones a corto plazo. No abordan la afección subyacente.

«La forma en que vemos el problema es el problema», escribe Covey. Debemos permitirnos experimentar cambios de paradigma, cambiarnos a nosotros mismos de manera fundamental y no solo alterar nuestras actitudes y comportamientos en el nivel superficial, para lograr un cambio verdadero.

Ahí es donde entran los siete hábitos de las personas altamente efectivas:

  • Los hábitos 1, 2 y 3 se centran en el autodominio y en pasar de la dependencia a la independencia.
  • Los hábitos 4, 5 y 6 se centran en desarrollar habilidades de trabajo en equipo, colaboración y comunicación, y pasar de la independencia a la interdependencia.
  • El hábito 7 se centra en el crecimiento y la mejora continuos y encarna todos los demás hábitos.

1. Sea proactivo

Sumario rápido:

Estamos a cargo. Elegimos los guiones por los cuales vivir nuestras vidas. Utilice esta autoconciencia para ser proactivo y asumir la responsabilidad de sus elecciones.

El primer hábito del que habla Covey es ser proactivo. Lo que nos distingue como seres humanos de todos los demás animales es nuestra capacidad inherente para examinar nuestro propio carácter, para decidir cómo nos vemos a nosotros mismos y nuestras situaciones, y para controlar nuestra propia eficacia.

En pocas palabras, para ser efectivo uno debe ser proactivo.

Las personas reactivas adoptan una postura pasiva: creen que el mundo les está sucediendo. Dicen cosas como:

  • «No hay nada que pueda hacer.«
  • «Así soy yo.«

Piensan que el problema está «allá afuera», pero ese pensamiento es el problema. La reactividad se convierte en una profecía autocumplida, y las personas reactivas se sienten cada vez más victimizadas y fuera de control.

Sin embargo, las personas proactivas reconocen que tienen responsabilidad, o «capacidad de respuesta», que Covey define como la capacidad de elegir cómo responderá a un determinado estímulo o situación.

frases de steven covey

Para ser proactivos, debemos centrarnos en el Círculo de Influencia que se encuentra dentro de nuestro Círculo de Preocupación; en otras palabras, debemos trabajar en las cosas sobre las que podemos hacer algo.

círculo-de-preocupación-vs-círculo-de-influencia-hábitos-de-gente-exitosa-compañero-contenido-1.png

La energía positiva que ejerzamos hará que nuestro Círculo de Influencia se amplíe.

Las personas reactivas, por otro lado, se enfocan en las cosas que están en su Círculo de Preocupación pero no en su Círculo de Influencia, lo que lleva a culpar a los factores externos, emanando energía negativa y haciendo que su Círculo de Influencia se reduzca.

Lecciones clave:

Ponte a prueba para probar el principio de proactividad haciendo lo siguiente:

1. Comience a reemplazar el lenguaje reactivo con el lenguaje proactivo.

Reactivo = «Él me hace enojar tanto».
Proactivo = «Yo controlo mis propios sentimientos».

2. Convierte las tareas reactivas en proactivas.

2. Comience con el fin en mente

Sumario rápido:

Comience con un destino claro en mente. Covey dice que podemos usar nuestra imaginación para desarrollar una visión de lo que queremos llegar a ser y usar nuestra conciencia para decidir qué valores nos guiarán.

A la mayoría de nosotros nos resulta bastante fácil mantenernos ocupados. Trabajamos duro para lograr victorias: promociones, mayores ingresos, más reconocimiento. Pero a menudo no nos detenemos a evaluar el significado detrás de este ajetreo, detrás de estas victorias; no nos preguntamos si estas cosas en las que nos enfocamos tan intensamente son las que realmente nos importan.

El segundo hábito sugiere que, en todo lo que hacemos, debemos comenzar con el fin en mente. Comience con un destino claro. De esa manera, podemos asegurarnos de que los pasos que estamos tomando van en la dirección correcta.

citas sobre el ajetreo

Covey enfatiza que nuestra autoconciencia nos permite dar forma a nuestras propias vidas, en lugar de vivir nuestras vidas por defecto o en función de los estándares o preferencias de los demás.

Comenzar con el fin en mente también es extremadamente importante para las empresas. Ser gerente se trata de optimizar para lograr la eficiencia. Pero ser un líder se trata de establecer la visión estratégica correcta para su organización en primer lugar y preguntarse: «¿Qué estamos tratando de lograr?»

Antes de que nosotros, como individuos u organizaciones, podamos comenzar a establecer y lograr objetivos, debemos ser capaces de identificar nuestros valores. Este proceso puede implicar algunos rescriptos para poder afirmar nuestros propios valores personales.

Reescribir, explica Covey, es reconocer guiones ineficaces que se han escrito para usted y cambiar esos guiones escribiendo proactivamente otros nuevos que se construyen a partir de sus propios valores.

También es importante identificar nuestro centro. Cualquier cosa que esté en el centro de nuestra vida será la fuente de nuestra seguridad, guía, sabiduría y poder.

7-hábitos-gente-altamente-efectiva-centro-resumen-compañero-contenido-1.png

Nuestros centros nos afectan fundamentalmente: determinan nuestras decisiones, acciones y motivaciones diarias, así como nuestra interpretación de los acontecimientos.

Sin embargo, Covey señala que ninguno de estos centros es óptimo y que, en cambio, debemos esforzarnos por centrarnos en principios. Debemos identificar los principios atemporales e inmutables por los cuales debemos vivir nuestras vidas. Esto nos dará la guía que necesitamos para alinear nuestros comportamientos con nuestras creencias y valores.

Lecciones clave:

Ponte a prueba para probar el principio de comenzar con el final en mente haciendo lo siguiente:

1. Visualice con gran detalle su propio funeral. ¿Quién está ahí? ¿Qué están diciendo sobre ti? ¿Sobre cómo viviste tu vida? ¿Sobre las relaciones que tuviste? ¿Qué quieres que digan? Piensa en cómo cambiarían tus prioridades si solo tuvieras 30 días más de vida. Empiece a vivir de acuerdo con estas prioridades.

2. Desglose los diferentes roles en su vida — ya sea profesional, personal o comunitario — y enumere de tres a cinco objetivos que desea lograr para cada uno.

3. Define lo que te asusta. ¿Hablar en público? ¿Retroalimentación crítica después de escribir un libro? Escriba el peor de los casos para su mayor temor, luego visualice cómo manejará esta situación. Escriba exactamente cómo lo manejará.

3. Pon primero lo primero

Sumario rápido:

Para administrarnos a nosotros mismos de manera efectiva, debemos poner primero lo primero. Debemos tener la disciplina para priorizar nuestras acciones del día a día en función de lo más importante, no de lo más urgente.

En el Hábito 2, discutimos la importancia de determinar nuestros valores y comprender qué es lo que nos proponemos lograr. El hábito 3 se trata de perseguir estos objetivos y ejecutar nuestras prioridades día a día, momento a momento.

Con el fin de mantener la disciplina y el enfoque para permanecer en el camino hacia nuestras metas, necesitamos tener la fuerza de voluntad para hacer algo cuando no queremos hacerlo. Necesitamos actuar de acuerdo con nuestros valores en lugar de nuestros deseos o impulsos en un momento dado.

citas sobre la gestión del tiempo

Todas las actividades se pueden clasificar en función de dos factores: urgentes e importantes. Echa un vistazo a esta matriz de gestión del tiempo:

time-management-matrix-7-habits-highly-efective-people-summary-sidekick-content.png

Reaccionamos ante asuntos urgentes. Pasamos nuestro tiempo haciendo cosas que no son importantes. Eso significa que descuidamos el Cuadrante II, que en realidad es el más crucial de todos.

Si nos enfocamos en el Cuadrante I y dedicamos nuestro tiempo a gestionar crisis y problemas, se va haciendo cada vez más grande hasta consumirnos. Esto conduce al estrés, al agotamiento y a apagar incendios constantemente.

Si nos centramos en el Cuadrante III, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo reaccionando a asuntos que parecen urgentes, cuando la realidad es que su urgencia percibida se basa en las prioridades y expectativas de los demás. Esto conduce a un enfoque a corto plazo, a sentirse fuera de control y a relaciones superficiales o rotas.

Si nos centramos en el Cuadrante IV, básicamente estamos llevando una vida irresponsable. Esto a menudo conduce a ser despedido de los trabajos y depender mucho de los demás.

Cuadrante II está en el corazón de la gestión personal eficaz. Se trata de cosas como la construcción de relaciones, la planificación a largo plazo, el ejercicio, la preparación: todas las cosas que sabemos que tenemos que hacer pero que de alguna manera rara vez hacemos porque no se sienten urgentes.

Para enfocar nuestro tiempo en el Cuadrante II, tenemos que aprender a decir «no» a otras actividades, a veces a las que parecen urgentes. También tenemos que ser capaces de delegar con eficacia.

cotizaciones de priorización

Además, cuando nos enfocamos en el Cuadrante II, significa que estamos pensando en el futuro, trabajando en las raíces y evitando que ocurran crisis en primer lugar. Esto nos ayuda a implementar el Principio de Pareto — El 80% de sus resultados provienen del 20%…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.